Medicina funcional en la salud cardiovascular: prevenir y revertir

Medicina Funcional en la Salud Cardiovascular: Prevenir y Revertir

 
agosto 17, 2021 8:32 pm Published by Leave your thoughts
 

¿Tienes claro los estudios que necesitas para optimizar tu salud cardiovascular? ¿Tienes claro los factores de riesgo para desarrollar una enfermedad cardiovascular? Hay muchas personas que se están acostumbrando a vivir con síntomas o un diagnóstico muy limitado, y muchas veces justificándose en la herencia genética. Actualmente, muchas personas tomando estatinas para reducir el colesterol, sin tomar en cuenta muchos factores, entre ellos, la inflamación celular.

La mayoría de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes se pueden prevenir a través de una dieta óptima y hábitos favorables como una rutina de sueño de calidad y de mínimo 7 horas, mínimo 150 minutos de ejercicio a la semana, prácticas que ayuden a reducir el estrés, no fumar y que el porcentaje de grasa corporal sea saludable; sin embargo, menos del 3% de la población hace caso a esto. Muchas personas con problemas cardio-metabólicos padecen apnea del sueño, una salud pobre y una estrecha relación entre poco sueño y mucho estrés. La gente se acostumbra a vivir con medicamentos que realmente no solucionan el problema, consideran normal el estrés, o dormir 5 horas; la realidad es que se debe buscar vivir una vida con calidad.

Uno de los parámetros más comunes de medición en laboratorio es el colesterol, de manera tradicional se les da a los pacientes estatuas. Si no funcionan se utilizan bypass y angioplastías, y si eso no funciona se realizan transplantes de corazón. En el caso de la diabetes, se receta metformina. Pero un marcador de gran importancia para determinar la inflamación es la proteína C-Reactiva. Las enfermedades cardiovasculares son un proceso inflamatorio y por ello es un marcador tan importante. Se consideran pandemias la falta de ejercicio, la falta de sueño, la soledad y aislamiento, el estrés excesivo, porque son altos detonantes de inflamación. El problema debe atacarse de raíz. Además, las enfermedades del corazón se consideran problemas metabólicos, ya que juegan un rol importante las hormonas, como la insulina, y la inflamación del sistema inmune.

Datos fuertes: se estima que aproximadamente 49.2% de la población mexicana padecen hipertensión arterial (prácticamente la mitad), más del 10% presenta diabetes y el 75% de las personas tienen sobrepeso u obesidad. Esto qué quiere decir: de manera conjunta si se tiene presión arterial elevada, circunferencia abdominal aumentada, altas concentraciones de glucosa y triglicéridos, colesterol elevado (y LDL alto) se aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y/o diabetes. Es importante mencionar respecto al colesterol que el enfoque se basa en la cantidad de colesterol, pero es de mucha mayor importancia la calidad del colesterol, tanto del LDL, como del HDL (a pesar de conocerse como el bueno). A continuación se presenta una tabla de las diferencias:

 

LDL HDL
A LDL

Es un tipo de colesterol LDL menos riesgoso ya que con menor facilidad se hace placa en la arteria y es menos propenso a la inflamación y al estrés oxidativo, y a la ruptura.

En el caso de este tipo de colesterol importa el tamaño, ya que moléculas muy pequeñas son incapaces de deshacerse del LDL malo.
B LDL

Es un tipo de colesterol LDL de mayor riesgo a la saludcardiovascular.

POR LO TANTO ES DE GRAN IMPORTANCIA LA CUALIDAD Y EL TAMAÑO DE AMBOS. En cuanto a la alimentación es de gran importancia la calidad de las grasas (evitar trans, aceites refinados y alimentos fritos)

Otro parámetro de medición de gran importancia es la insulina (normalmente se mide glucosa en sangre). Se quiere conocer en ayunas y en respuesta a los alimentos. Si existe resistencia a la insulina se puede contribuir a la inflamación y a la acumulación de grasa visceral.

Por último, actualmente existen exámenes de la microbiota que dan una clara información para predecir la resistencia a la insulina, diabetes y enfermedad cardiovascular. La diversidad de la microbiota es importantísimo, cuando existe un déficit en patrones de microorganismos se pierde butirato que es una molécula antiinflamatoria importantísima para las células del colon. La microbiota se be beneficiada o afectada por lo que comemos, el exceso de medicamentos tiene un impacto también sobre ella. Por lo que vale la pena concluir y reforzar la importancia de un estilo de vida saludable, una alimentación de calidad, lo más natural posible, de temporada, local, orgánica, libre de hormonas o pesticidas. Nuestra salud está en nuestras manos. La pregunta es ¿cómo quieres envejecer? ¿Con alguna enfermedad o con calidad de vida?

 

Alejandra Aragonés

Para ISFMC